Teatro del Oprimido Jana Sanskriti #India

Con ingredientes que le acercan a un poderoso movimiento social, a una red para la transformación política y a un grupo de teatro multitudinario, el colectivo Jana Sanskriti de La India es un fenómeno cultural insólito, a medio camino entre la protesta y el arte sin ser por completo ninguna de las dos cosas.

Fundado hace treinta años por un grupo de activistas encabezado por Sanjoy Ganguly, principal promotor de su actividad, en la actualidad cuenta con más de 40.000 participantes y en su país es objeto de estudio en algunas universidades.

“Es un ejemplo muy exitoso de protesta masiva y de organización colectiva, y también un resultado bastante positivo de esa organización. Por eso Jana Sanskriti es importante”, explica a Diagonal Sujoy Ganguly, uno de los tres integrantes de este movimiento que han viajado a Madrid para participar en unas jornadas sobre teatro, participación y comunidad organizadas por Tr3s Social. […]

Los tres integrandes del movimiento hindú de Teatro del Oprimido Jana Sanskriti, en el Centro Dramático Nacional. / David Fernández

Contra el imperio del monólogo

Jana Sanskriti trabaja con las técnicas del Teatro del Oprimido, ese foro que convierte la representación de una obra en un debate colectivo, borra las figuras de artista y público y busca generar preguntas más que aclarar dudas.

Ideada y llevada a la práctica por el brasileño Augusto Boal durante los años 60, esta rupturista modalidad escénica es la base con la que Jana Sanskriti ha intervenido en las comunidades rurales hindúes durante tres décadas.

“La democracia en La India, como todas las democracias, es básicamente una democracia de las élites donde la gente común no puede participar ni ser vista”

“Una de las cosas más importantes del Teatro del Oprimido es que va contra el elitismo del arte. La democracia en La India, como todas las democracias, es básicamente una democracia de las élites donde la gente común no puede participar ni ser vista. Hemos entregado los medios de producción artística a la gente porque creemos que no nacemos sólo para ser seguidores de algo sino también para crear. Seguir es sólo una parte, pero hay mucho más en la vida que esa batalla entre producir y consumir. Hay arte en la gente y queremos que descubran que el arte está en ellos mismos, no sólo en los artistas”, explica Ganguly.

Uno de los objetivos del teatro foro, del Teatro del Oprimido, que Jana Sanskriti aplica a su actividad es romper el silencio, el discurso unidireccional: “Somos víctimas del monólogo. La vida no es muy democrática, en general. La familia no es una institución muy democrática, la relación entre un hombre y una mujer necesita ser democratizada, la relación entre los líderes de los partidos políticos y sus votantes también. Esto no puede ser realizado comprando una entrada para un espectáculo, ir a verlo y luego volver a casa. Si quieres realmente democratizar tu realidad, tienes que hacer el camino completo o te habrás quedado en la mitad”.

[…]

Pretyusha Gosh, otra de las integrantes de Jana Sanskriti, apunta a una de las realidades sobre las que el colectivo pretende incidir: “Las mujeres en La India no hablan, les cuesta mucho”. Sin embargo, asegura que el efecto de sus acciones ha sido muy positivo e importante. “La participación de las mujeres en las comunidades en las que Jana Sanskriti ha actuado ha crecido notablemente. La violencia doméstica ha caído drásticamente”.

Las mujeres hindúes viven una durísima realidad. Se cifra en un 80% el número de matrimonios concertados, sin que ellas puedan decidir, y las agresiones físicas extremas alcanzan números espeluznantes, llevando a la muerte cada año, por ejemplo, a unas 10.000 por no pagar la dote matrimonial, una práctica prohibida en 1961 pero que sigue vigente.

En la actualidad, más del 60% de quienes componen el movimiento son mujeres, una implicación que ha crecido exponencialmente desde 1995, ya que antes no se les permitía realizar actividades fuera de casa. En los cerca de cuarenta grupos de teatro activos dentro de Jana Sanskriti hay diez formados exclusivamente por mujeres.

Su papel, además, es especialmente relevante ya que muchas de ellas realizan la función de joker* (en su acepción inglesa, curinga en la castellana), el personaje que en el Teatro del Oprimido media, conduce el debate de una manera neutral e inicia las conversaciones entre actores y espectadores.

[…]

Fuente original: https://www.diagonalperiodico.net/culturas/28190-jana-sanskriti-teatro-del-oprimido-la-india.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s